sábado, 4 de abril de 2015

"Fifteen million credits"

Llevo años persiguiendo un sueño.
Años.
Parada delante de la puerta, a punto de entrar, sudando por la carrera para llegar a la hora, mojada por la lluvia porque con las prisas había olvidado coger algo que me protegiera, con los pies destrozados, cagándome en el taxista que no me quiso llevar desde la estación porque "eso está demasiado cerca"; miré a mi alrededor, cogí aire, me di cuenta de lo bonita que era la plaza que me rodeaba, me recompuse un poco, lo suficiente para tener un aspecto  medianamente decente y entré.
En seguridad me preguntaron con quién y a qué hora tenía cita, respondí y el hombre puso cara de extrañeza, me redirigió a recepción.
Allí se repitió el proceso hasta que, a una de las mujeres de estaban en el mostrador se le iluminó la cara y me dijo que le había equivocado de día.
El día correcto allí estaba, con toda esa gente, esa parafernalia, viendo el futuro deseado desde primera fila.
Al fin.
Al fin?
Me pregunto si algún día dejaré de ver todo como una gran mentira.
Un gran montaje.

No hay comentarios: