martes, 7 de abril de 2015

En la biblioteca.

Me pregunto en qué momento alguien decide que está bien ponerse a comer un kebab con su salsa, sus patatas, su refresco con hielos y su par de cojonacos, en la biblioteca.

No hay comentarios: