lunes, 10 de diciembre de 2012

Hoy toca introducción a la ciencia política.


Todos los que me conocen saben que me quiero ir cuanto antes de España, que me urge, que tengo prisa, que me muero de ganas, que, aunque aquí tengo mi piso (del que pago la hipoteca regularmente todos los meses), mi "mierdicurro", mi familia entera, mi novio... me despierto pensando en cómo huir.
Es lo que me mueve mañana tras mañana.
La idea central de la democracia es la realización de la voluntad popular, se supone que es un sistema pluralista, participativo, que busca la conciliación de las discrepancias...
Además, me vais a permitir que refresque la memoria con el Manual de ciencia política, coordinado por Miquel Caminal Badia, que utilicé en segundo de carrera; en él, Bouza-Brey habla del "sistema político fundamentalista, que representa la reacción integrista religiosa del siglo veinte frente a la modernización y a la civilización industrial y postindustrial. Los valores sacros de este sistema político son los de la religión tradicional -el islamismo es el caso más importante en la actualidad-, a la que se pretende mantener o recuperar frente al individualismo y el materialismo de la modernización y la industrialización.
El sistema de autoridad es también jerárquico, pero apoyado y complementado por la estructura organizativa de la religión tradicional, lo que atenúa la necesidad de un partido totalitario que imponga a una sociedad secular una religión política."

En nuestro caso está claro que es la religión católica la que ocupa este papel.

Volviendo al sistema política totalitario indica que "la autoridad es jerárquica y generalmente muy personalizada, debido a que la estructura básica de poder, el partido único, si existe, está poco estructurada. El poder puede estar en  manos de un partido único, una junta militar, un líder carismático, o una combinación de todos o algunos de estos sujetos.
La ideología que legitima el sistema es el nacionalismo, pero puede ser conservador o populista, según qué pretenda el mantenimiento del orden social o la modernización. Pero esta ideología, en la mayor parte de las ocasiones, no está consistentemente formulada, dando lugar a mentalidades más que a militancias políticas, y a un cierto pluralismo limitado, el sistema se basa en la exclusión coercitiva de determinados grupos, a los que se considera peligrosos para la salvación nacional o el desarrollo.
El proceso normal de funcionamiento del sistema se rige por una pauta de control de la vida política, a fin de mantener el sistema jerárquico de autoridad, adoptando para ello una estrategia consciente de exclusión de determinados grupos de políticos y desmovilización de la sociedad. En caso de que se permita algún tipo de movilización es la impulsada y controlada desde el poder, con fines plebiscitarios de apoyo al líder carismático."
Es decir, esta "religión política" será el dogma que entronque una sociedad uniforme enfrentada a los intereses (el bien común, la solidaridad...), organizaciones (sólo hay que ver la campaña contra los sindicatos, organizaciones ciudadanas y otros movimientos, como el feminismo, por ejemplo...), ideologías (todo lo que sea liberalismo  económico y/o derechas es considerado radical) y actitudes que se opongan a esa idea de unidad monolítica que intentan imponer (discrepar te convierte en terrorista).
Desde pequeña me han enseñado que la libertad de uno termina donde comienza la del otro, que el respeto es un camino de dos vías, que la solidaridad ha de ser uno de los principios rectores de nuestra vida. Pero, además, he aprendido que a veces hay que enseñar los dientes.
Cuando veo lo que hay y pienso en lo que debería ser... No sé, pero... ¿no estáis hasta los cojones de no discutir con un fascista que te habla de libertad porque si le discutes aún encima se sentirá agredido?. ¿No estáis hasta los huevos de no discutir "porque para qué"?. ¿No estáis hasta los cojones de ver a esa panda de chorizos que pudren nuestro sistema reírse en nuestra cara?. Son unos putos sinvergüenzas y les da igual. Los fascistas en este país tienen la psicología de un maltratador, siguen pensando que si le dan una hostia a su pareja es porque ella les ha provocado.
Sigro creyendo en la política, profundamente, todo en nuestra vida es política. No hay alternativa.
En 1.548, el escritor francés E. de la Botie escribe en Discurso de la servidumbre voluntaria o el contra uno:
"El que quiera entretenerse devanando esta red [la del gobierno tiránico] verá que no son seis, sino cien mil, millones los que tienen sujeto al tirano y los que conforman una cadena ininterrumpida que se remonta hasta él. Se sirven de ella como Júpiter, quien, según Homero, se vanagloriaba de que si tiraba de la cadena, se llevaría consigo a todos los dioses. De ahí provenía el mayor poder del Senado de Julio César, la creación de nuevas funciones, la institución de cargos, no, por supuesto para hacer el bien y reformar la justicia, sino para crear nuevos soportes a la tiranía. En suma, se llega así a que, gracias a la concesión de favores, a las ganancias compartidas por los tiranos, al fin hay tanta gente para quien la tiranía es provechosa como para quien la libertad sería deseable."
Como bien resumió Lampedusa poniendo en boca de su personaje Tancredi: "Si queremos que todo siga como está necesitamos que todo cambie."
Nuestro sistema está podrido, insisto, los que nos gobiernan no son tontos, no son torpes, saben muy bien qué están haciendo, hacia dónde se dirigen, saben a quién representan y está claro que lo están haciendo muy bien, van directos hacia el objetivo y no es el bien común, es un profundo cambio de sistema.
Quiero huir, cada mañana me levanto y pienso en largarme, en sacar a mi familia de aquí. Estoy empezando a preguntarme si es seguro para mis padres que la iglesia se haya quedado con mis datos y hayan apuntado al lado que he apostatado. Si yo me voy, ¿estarán ellos bien?.
¿Exagerada?. Leed de nuevo la definición de sistema político fundamentalista y fijaos en las señales que vemos en la calle, en el trabajo, en las noticias, en el BOE...
¿Y si todo esto estalla?. Que le den por culo a España.







Por cierto, creo que es evidente que los enlaces que aparecen en la definición del Sr. Bouza-Brey los he puesto yo.