miércoles, 20 de junio de 2012

Uno acaba cogiéndole gusto a ese dolor ácido y espumoso que te corroe la entrañas de pura angustia.

No hay comentarios: