martes, 31 de enero de 2012

Orzán.

Esto es una alerta naranja, no es el Orzán pero vale de ejemplo. No hace falta saber cómo es el mar, ni qué es una resaca, no hace falta saber que debido a sucesivos rellenos de la playa hay "pozas" en las que te puedes hundir, no hace falta saber qué es una "poza", no hace falta saber de mareas, no hace falta saber de corrientes ni saber qué significa una alerta naranja. No hay que ser muy listo para saber que meterse ahí es una mala idea. Y más de noche. Y más después de haber bebido.
Es una putada lo que le ha ocurrido a esos tres policías, pero también lo que le ha ocurrido al pobre Thomas Velicki, que ha pagado con su vida una estupidez, para que aún encima lo apaleen después de muerto. Y a su padre de rebote. Yo también me he enfadado y he llorado al ver a los familiares de los agentes desaparecidos el viernes.
Lo que no entiendo, y me jode profundamente que se vayan de rositas, es que sean los alumnos de la UDC los que hayan organizado la fiesta para los Erasmus en la playa, porque ellos sí saben qué significa una alerta naranja, porque ellos sí saben cómo se las juega el mar en el Orzán, porque sí saben qué es una poza y que hay muchas, cómo se la juega la resaca y cómo funcionan las mareas. Y porque una hora antes tuvo que bajar una patrulla a convencerlos (cá-ga-te, no sé por qué no dejaron a la naturaleza que actuara con su sabia selección natural) que no se metieran en el agua. Y aún encima ahora hay que oír al personal pidiendo que las autoridades "hagan algo". Hay que joderse... ¿Hacer qué?. ¿Pisarles la cabeza a esa panda de subnormales y a sus padres que no han sabido educar a sus hijos con un par de dedos de frente y ahora haya cuatro muertos y tres de ellos desaparecidos?.

No hay comentarios: