miércoles, 21 de diciembre de 2011

Quemando etapas.

La verdad es que tengo una suerte acojonante.
Vale, no es suerte, alcanzar un trabajo como el que he alcanzado es fácil (no para las 13 personas descartadas desde el día 12).
No me canso de repetir, estoy en paro (por poco tiempo), pero no parada. No me detengo aquí.
Acabo de ver las portadas de la prensa (hoy sí me he podido sentar a mirar un poco las noticias en mi mesa) y he tenido cierta sensación de déja-vù, con una diferencia, cada día que pasa este país huele más a mierda.

2 comentarios:

Ada Gavner dijo...

¿Curro nuevo?

malaputa dijo...

Curro nuevo, bueno, currito.
En lugar de empezar el día 2, comienzo mañana.