viernes, 25 de febrero de 2011

Basado en hechos reales.

P. tiene 61 años, lleva trabajando en la empresa desde 1974. Es una sociedad anómima, el volumen de negocio es importante pero siempre ha tenido un marcado acento familiar. De hecho, cuando entré a trabajar ahí me sorprendía que, menos el departamento comercial, el resto llevara en la empresa sino el 100%, el 95% de su vida laboral.
La empresa ha sido comprada por la competencia.
Los nuevos jefes han llamado a P. -la primera de bastantes- al despacho.
- No te queremos con nosotros.
- Llevo aquí desde el 74, ¿por qué?.
- Mira, tienes dos opciones, por las buenas te damos 30 días por año, por las malas, 20.
- ...
- Tú decides.
Y así hasta cinco personas, y sólo era el primer día.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

joder, ponerse en el pellejo de esa gente es muy complicado, a eso le sumamos el cálculo de su futura cotizacion al estado del bienestar, muy duro

Ada Gavner dijo...

Es como si todo se estuviera yendo a la mierda y lo viéramos sentados cómodamente comiendo palomitas.

Have a nice day dijo...

Es una putada..... En crisis pasa mucho, pero debería ser ilegal :(

Z dijo...

Qué hijos de puta, con 61 años a ver de qué va a vivir cinco años. Odio a los empresarios mafiosos (quier creer que alguno hay que no lo es...)

Sonia dijo...

Es sobre todo de vergüenza que esto pasa todos los días a un montón de gente y que todavía consintamos que pasen cosas como que un fulano se embolse una pasta, mientras están echando a la calle a la mitad del país.

Piedra Infernal dijo...

Hombre, 30 dias por año trabajado desde el 74 y teniendo en cuenta que le quedan 4 para jubilarse... a mi me parece que P. ha triunfado cacho, nuse