sábado, 15 de enero de 2011

La segunda del 2011.

Ayer viendo las noticias en la tele dijeron que un hombre había matado a su pareja con una losa de mármol. Cuando sacaban el ataúd con el cadáver de la pobre mujer los vecinos aplaudían. No pude evitar preguntarme si esos mismos vecinos dirían más tarde en casa comentando el crimen que ella era tonta por haberse dejado maltratar.

5 comentarios:

Ada Gavner dijo...

O si sabían lo qué pasaba por qué no denunciaron nunca..

Anónimo dijo...

El caso es que el marido era buena gente, siempre saludaba...

Ireneu dijo...

¿Y lo de aplaudir?¿Qué celebraban? ¿Es que la mujer supo morirse con profesionalidad y la gente se lo reconoció, o qué? No lo entiendo.

De todas formas, creo que no has de criticar el vecindario, ya que muchas de estas mujeres tienen tal sindrome de Estocolmo, que si les ayudas de motu propio, ya no es que te apoyen, sino que encima se ponen de parte del marido. ¿Quién, en su sano juicio, se mete en un zarzal de ese calibre? Y lo digo con conocimiento de causa.

No es todo tan fácil desde la barrera.

Un abrazote, compi!

Z dijo...

Lo mismo aplaudían al marido. O a sí mismos. Una sociedad encantada de sí misma no puede regular de modo autónomo sus propios errores.

Anónimo dijo...

Mui probable que aplaudieran a la tele por grabarlos