viernes, 19 de noviembre de 2010

Me voy.

No se echa de menos.
No se queda parado uno en medio de la niebla esperando que se lo lleve por delante el tren.
El mundo es de los soñadores.
Pero sólo la acción es el arma de los que no quieren que el miedo y la cobardía los atenace.
Hace seis meses mi vida estaba perfectamente encarrilada, o por lo menos eso creía.
Quedó más dolor y las heridas son más profundas de lo que creía, pero tengo clara una cosa, me quiero ir.
Cuando todo se va a la mierda te das cuenta de lo divertido que es vivir.

4 comentarios:

Juanlu dijo...

Ánimo para seguir viviendo.

Ada Gavner dijo...

La vida... para vivirla. :*

Lu dijo...

no se donde te vas, pero me has recordad algo que lei el jueves, "se audaz".
Cuando uno se va sin que lo echen, siempre puede volver, por eso no hay que tener miedo nunca..
un bss...

Z dijo...

mp, no te vayas... con lo que ha costado encontrarte, sería una lástima, no crees?