lunes, 1 de febrero de 2010

Pasada la treintena...

Cada vez que, sí, a estas alturas de la vida, alguien para rebatir algo de lo que digo en un debate o discusión me suelta "pues mi madre dice...", me recuerda irremediablemente a una anécdota que me ocurrió con una prima mía cuando teníamos unos diez años. Discutíamos cómo se decía cierta palabra, no recuerdo cuál, ella zanjó la cuestión preguntándoselo a mi tía... "MAMÁ, ¿A QUE SE DICE ...?", a lo que mi querida tía asintió dándole la razón. Yo a ti mi tía la quería mucho, ahora más, pero al llegar a casa miré el diccionario y vi que éste le quitaba la razón para dármela a mí.
Desde entonces, cada vez que alguien comienza un razonamiento de ese calibre desconecto, porque ya no tengo diez años y porque sé que lo más probable es que me limpie el culo con lo que piensa su madre.

3 comentarios:

Ada Gavner dijo...

Amén

Anónimo dijo...

Hola guapa, xa vamos para a cuarentena.
Dentro de nada xa seremos nos as que daremos os consellos.
Simpático blog.
Lula

noadas dijo...

Carmen Lomana te repudiaría por tener esa vena ordi, pero tienes más razón que un Santo.