miércoles, 10 de febrero de 2010

Menos mal que vivo en un país de ricos...

Con el trabajo que tengo veo a mucha gente, mucha mucha gente. Y la verdad es que cuando me preguntan qué tal va a ir a el año siempre respondo con una sonrisa franca y un "va a ir muy bien".
El año pasado me preguntaban y decía "pues me temo que de puta pena", pero es que, echando la vista atrás, he visto que no tengo nada de qué preocuparme. Tengo trabajo y algo de pasta ahorrada. ¿Que no es seguro?. Da igual, lo tengo durante seis meses. Luego ya se verá, no me voy a preocupar por adelantado (que sí lo hago, pero es otro tema).
El último verano, a la altura de junio, julio, muchas personas me preguntaron a dónde me iba de vacaciones, siempre respondí lo mismo: "este año no tengo dinero para vacaciones, si puedo cogerlas iré de la cama al sofá y del sofá a la cama y ya será la hostia...", y más de uno se sorprendía y me cascaba, con un buen par, que no podía andar diciendo eso, "¡pero eso es una vergüenza!, ¿cómo puedes decir eso?", "pues muy sencillo, no debo ni hipoteca, ni luz, ni agua, ni tengo pufos en ningún sitio; lo que sería de vergüenza es que me empufara para irme a Punta Cona", "ah, pues mucha gente lo hace", "claro... y la culpa es de los bancos, ¿no?", "no... pero es que te tiraban el dinero a la cara, chica...", "ya, a mí también y no lo cogí, bastante jodida estoy con lo que tengo", "ya...".
Y eso con los pisos, con los coches... etc.
Es lícito que todos queramos vivir de puta madre, soy de izquierdas de toda la vida, me sale de dentro desear que todos vivamos bien, pero creo que la gente se ha lanzado a vivir por encima de sus posibilidades.
Y más teniendo en cuenta que vivimos en un país en el sí se ha hecho mucho dinero, pero la pregunta que no se hizo la gente, ni los políticos, ni la gente de la calle, es quién lo ha hecho y cómo se estaba haciendo dinero. La política de vamos a llenar de hormigón España todo el mundo la aplaudió mientras nos entraba pasta en los bolsillos (a unos más que otros). Y esto funcionó desde los años 90, que no se nos olvide.
Y ahora que se ha rescatado a los bancos, empezamos con el otro caballo de batalla: el gasto social, pero no hablamos de lo que no declaran los empresarios. Mi teoría es que no hay un estallido social porque hay un huevo de gente en paro y trabajando en "B"; y la culpa no es sólo del que necesita trabajar para la hipoteca o simplemente para comer, si no que vivimos en un sistema donde el fraude es el pan nuestro de cada día y aquí todo dios se congratula pensando que es un listo, y que el empresario es un vivo y aún encima te hace un favor ("por lo menos trabajas" es la frase del año).
Y mientras las grandes empresas y los bancos vuelven a campar a sus anchas, no se oye ni hablar de la lucha contra el fraude, de mejorar la gestión (con los impuestos que pagamos creo podían ir las cosas mejor), aquello del cambio del modelo productivo se queda en una puta lucha contra la SGAE, etc. etc. A nuestros decepcionantes políticos sólo se les ocurre lanzar ideas del tipo, "hay que ampliar el plazo de jubilación que dentro de veinte años no habrá nada" (puta mentira, hace veinticinco años dijeron lo mismo y aquí estamos), "hay que retrasar la jubilación a los sesenta y siete años" (espero que fuera sólo un brindis al sol de cara a las potencias exteriores, por aquello de parecer un país más serio y evitar que nos coman los especuladores). O sea, ahora que la maquinaria debería estar arrancando, el gasto social es insostenible (cuando ya era de los menores de Europa) y lo tiene que pagar el currito, o sea, el que menos ha ingresado en los tiempos de bonanza, porque las cosas han ido bien, pero la polarización social (ese fenómeno en el que los extremos crecen, o sea, que los ricos son cada vez más ricos y los pobres más pobres y la clase media desaparece) se ha disparado, pero vivimos en un país de pan y circo. Mientras nos den nuestra zanahoria somos un burro contento.
Porque... ¿qué es lo que hace la gente?. Enviar power-points por mail y crear grupos en Facebook, rollo "Se va a jubilar a los 67 tu puta madre". Acojonante. Ahora todos los males se centran en lo mucho que cobran los políticos (personalmente siempre he pensado que un buen sueldo protege frente a la corrupción, el que es chorizo lo es "per se", sea político, médico o fontanero; y si cobran muy poco es fácil que al final acabe en manos de chorizos de verdad y gente de pasta, y ya sabemos de qué lado se ponen estos, y si ahora el trabajador lo tiene jodido, en ese caso no lo quiero ni pensar).
Pero da igual, mientras nos hacemos un caldito con agua y una pastilla de Avecrem y volvemos a pensar en la emigración (en Galicia nunca ha dejado de ser una realidad, me hace gracia la gente desmemoriada que dice que nosotros íbamos con el contrato y los papeles en la boca por esos mundos de dios), y vemos que nuestro jefe viene al curro con un Mercedes que vale más que nuestro piso, y tenemos fútbol todos los días y pasta para una caña, ¿qué más da que la educación sea una mierda, que la sanidad se esté yendo a tomar por culo, que nos empiece a parecer de puta madre contratar un seguro privado, etc?. ¿Qué más da?. Lo guay es pagar menos impuestos, que luego vienen los sudacas y del norte de Europa a operarse aquí, qué va a ser esto. Lo importante es que esos ladrones del gobierno no me quiten lo mío, con esos sueldazos.
Nos hemos ido de vacaciones a Punta Cana, ¿no?. Somos ricos.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Coño putilla, que bien escribes, a parte de que comparto tu forma de pensar y de ver lo evidente, claro está.
Debe de ser gratificante una conversación contigo.
Bicos da tia Lula.

malaputa dijo...

No te lo esperabas, ¿eh? jajaj :P
Yo iré a la fiesta de cumpleaños de Cantón, nos vemos allí, guapa.
Bicos :*

OverKill dijo...

"Los políticos y los pañales se han de cambiar frecuentemente... y por idénticos motivos."
Sir George Bernard Shaw

malaputa dijo...

OverKill, mai diar, por desgracia en este país eso significa Guatemala (los presentes, sé que tú piensas lo contrario) y Guatepeor.