lunes, 30 de junio de 2008

Echándome... de menos.

Hoy me he enterado que, aprovechando un momento de debilidad, 3 ex-compañeros han aprovechado para saltarle a la yugular a mi ex-jefe. Desde que ya no estoy en la empresa, el lugar en el que yo estaba se ha convertido en un caos. El que me ha echado debe estar echándome de menos.
Suele pasar que el tiempo pone en su lugar a cada uno, pero no pensé que sería tan rápido.
Jódete, triste de los cojones.

viernes, 27 de junio de 2008

Objetivo: tener sólo tarjetas blancas y grises.

Me he dado cuenta de que vivo en un permanente descontento. Antes estaba mal, he cambiado, me ha hecho ilusión (la justa, la verdad, para qué engañarnos a estas alturas) la nueva empresa parece, por parámetros objetivos, que supera a la anterior, creo que he ganado en calidad de vida, la cuestión monetaria está por ver.
Pero sólo la ambición de llegar a tener sólo las tarjetas blancas me ciega del objetivo real de lo que realmente quiero.
Me ciego.

martes, 24 de junio de 2008

... y nos vamos volviendo techno.

Reunión familiar típica de San Juan, la comida se prolonga y antes de la cena se habla tirados en la hierba disfrutando de los últimos rayitos de sol.
Una niña de ocho años que no se ha atrevido a acercarse en todo el día por fin lo hace. Se pega a mí, me mira desde abajo con curiosidad y dispara a bocajarro...
- Malaputa.
- Dime, guapa.
- Tienes la nariz llena de pelos, con un gesto en la cara del más absoluto asco.
Río mientras pienso, "hija de puta".
- Bueno, cariño, cuando pasan los años te empiezan a salir pelos por todas partes...
- ¿No podrías cortartelos?.
- Bueno, si lo hiciera no tendría pelos, tendría matorrales, como los viejos. ¿A ti te gustaría que te salieran puñados de pelos por la nariz como a esos señores que le sale la pelambrera por la nariz y las orejas?.
Me miró fijamente con el gesto de desagrado congelado en la cara y se fue alejando poco a poco.
No se acercó más.

miércoles, 11 de junio de 2008

About Malaputa.

Definitivamente, levanto pasiones.
La gente que me apoya en el trabajo, me apoya a muerte, los dos que me odian, lo hacen en la misma proporción y medida.
Desde hoy los tengo identificados.
Ahora comienza lo divertido.