viernes, 27 de junio de 2008

Objetivo: tener sólo tarjetas blancas y grises.

Me he dado cuenta de que vivo en un permanente descontento. Antes estaba mal, he cambiado, me ha hecho ilusión (la justa, la verdad, para qué engañarnos a estas alturas) la nueva empresa parece, por parámetros objetivos, que supera a la anterior, creo que he ganado en calidad de vida, la cuestión monetaria está por ver.
Pero sólo la ambición de llegar a tener sólo las tarjetas blancas me ciega del objetivo real de lo que realmente quiero.
Me ciego.

2 comentarios:

Ada Gavner dijo...

Nena, de aquí a forrarse, un pasito. Y después ciégate... con lo que quieas :P.

Lu dijo...

bueno los cambios son buenos siempre... en cuanto al dinero.. si te alcanza.. vive que son dos dias....

tarjetas blancas.. mmm pasooooooo si puedo vivir mejor
un besss