viernes, 23 de mayo de 2008

2 meses.

Mi ausencia se justifica por una jornada laboral de unas 65 horas semanales repartidas de lunes a sábado, con un domingo a repartir en amor, familia y un breve descanso.
Ahora la pregunta es: ¿hasta dónde me compensa?.
Bueno, en realidad las preguntas son:
- Si esto es lo mejor, ¿cómo será lo que hay ahí fuera?.
- Si trabajo tanto para otros, ¿por qué no lo hago para mí misma?.
- ¿Haciendo qué?.
- ¿Habéis notado alguna vez tanto cansancio y estrés que oíais como un zumbido dentro de la cabeza?.
...
Siento no responder mensajes, ni mails, ni casi llamadas, pero en el trabajo no puedo y la vida fuera del trabajo es casi inexistente.
Un beso.

3 comentarios:

Bubu dijo...

Beso para ti Malaputa :)
Echale ganas, para que obtengas un de por mas merecido descanso.

Abrazo :)

Okok dijo...

Respuestas:
1. Ahí fuera hay cocodrilos. Pero les oyes por el tic-tac del reloj.

2. Porque es muy complicado, y todavía no es la hora.

3. Cuando lo sepas, será la hora.
3b. ¿Cazando cocodrilos urbanos? :D

4. Sí, sabe el Espaguetti Volador que sí.

Tú puedes con todo, aunque no sea excusa para esperar que lo des todo.

Muchos besos y una sonrisa desde Barcelona :D

Ada Gavner dijo...

Sigues sin librarte de una llamada mía! La verdad es que se te echa mucho de menos (en muchos sitios).

Cuídate mucho...y a mi sofá también!

Un besazo enorme preciosa!

P.D. Y ya sabeh que me poneh loh pesoneh de loh pesos duroh.