miércoles, 29 de agosto de 2007

Bodas (1)

Sábado, 02:30, HORA ZULÚ (aprox.)
Dejo el grupo (casi la totalidad de los invitados) que está en la pista de baile y vuelvo a mi silla derrotada para descansar un poco. Me descalzo, estiro las piernas en la silla vacía de mi compañera de mesa en el convite y me pongo a observar al personal... De repente, ¿recordais cuando erais adolescentes y os daba como "cosa" ver a vuestros padres y parientes "mayores" bailar?, ¿aquella sensación de bochorno cuando los veíais bailar con cara de gozo dando aquellos pasos sin puta gracia?, ¿recordais cuando te decían "venga, ¡¡¡ven conmigo a bailar!!!" y decías "nono, quiero ir a por una Fanta" cuando realidad querías que pasara un camión y te aplastara?.
Si lo recordais, entendereis por qué se me puso el pelo como escarpias cuando me dí cuenta cuando vi que el grueso del grupo (la verdad es que era el 99%) me recordaba a los meneos que se pegaban mis mayores. Habían cambiado las caras, los modelitos, la música, pero no la forma de bailar...
Pasado el primer momento de espanto, cogí la copa y simplemente me dediqué a disfrutar.
Una pena no tener cámara de vídeo, la verdad.
Un pena.

lunes, 20 de agosto de 2007

Al final...

El otro día viendo en las noticias las fiestas de Gracia sentí un pequeño pellizco en el estómago pensando en lo que me estaba perdiendo.
Esta mañana, en el coche, al volver del desayuno, mientras nos despedíamos, me mirabas, me acariciabas y me decías que me querías y callaba sintiendo el alma llena de brasas olvidándome de Gracia, olvidándome de Barna, olvidándome de todo, con el puño en el estómago, sin atreverme a hablar.

sábado, 4 de agosto de 2007

Corroborando lo que ya sabíamos.

Cuando tomas la decisión de separar a alguien de tu vida, lo haces con la certeza de que estás haciendo lo correcto. Más tarde se puede llegar a pensar que quizás se fue un poco duro, la memoria y el tiempo actúan como bálsamo de los dolores y las decepciones. La cosa es cuando hablas con aquella persona al cabo de equis años y descubres que aquella decisión es la mejor que has tomado nunca.