sábado, 17 de febrero de 2007

Definitivamente,

lo jodido es que cuando alguien me cae mal, me cae irremediablemente mal, sin posibilidad de marcha atrás básicamente porque pagará los platos rotos de todo el mundo. Es una sensación física de rechazo, lo noto en el estómago, no lo puedo soportar. Seguro que Eva mordió la manzana por su puta culpa.
Lo bueno (?) es que no me suele caer mal casi nadie.

1 comentario:

AdaGavner dijo...

Yo aún recuerdo un nombre, y aún me río cuando lo recuerdo... No sé si era sensación física o ganas de marchita...pero que descojone!