lunes, 6 de febrero de 2006

Casi 5 años...

Y sentir que soy tan feliz que a cada paso que dé suene música.
Y que aunque nos enfademos y digamos que lo dejamos todo y que nos
vamos a Australia, ésta esté sólo al otro lado de la casa. Pero esto
hará que Siberia se traslade a nuestra cama...
Y es que Siberia lleva tanto tiempo aquí que ahora soy yo la invitada.
Quiero volver a separar nubes a cabezazos.