domingo, 3 de diciembre de 2006

Porque me lo recuerdas...

...Recuerdo que había una niña encerrada detrás de una puerta, miraba por el ojo de la cerradura y la veía desnuda, a oscuras, con la luz de la chimenea, tenía el cuerpo lleno de pelo sobre todo entre el pubis y el ombligo.
Todo el mundo se preguntaba qué era lo que había perdido, por qué lloraba.
Y yo me preguntaba si se podría hacer un vestido con ese pelo que brotaba a borbotones del vientre, o quizás un periódico, pero esto último era peligroso, porque podría arder.
Pero todos se preguntaban qué era lo que había perdido porque no dejaba de gritar y lloraba.
Un día mirando por la cerradura, la vi bajo una lluvia dorada, después de pestañear vi que un hombre desnudo la abrazaba, hacían el amor y comprendí por qué siempre estaba lánguida.
Porque le habían robado a su niño, por eso lloraba.