sábado, 23 de diciembre de 2006

El obsceno pájaro de la noche

"... la libertad de no ser nunca lo mismo porque los harapos no son fijos, todo improvisándose, fluctuante, hoy y mañana no me encuentra nadie ni yo mismo me encuentro porque uno es lo que es mientras dura el disfraz. A veces compadezco a la gente como usted, Madre Benita, esclava de un rostro y de un nombre y de una función y de una categoría, ese rostro tenaz del que no podrá despojarse nunca, la unidad que la tiene encerrada dentro del calabozo de ser siempre la misma persona."

2 comentarios:

La-Ruina-de-la-Familia dijo...

Feliz Navidad, y etc, etc... ;)

Anónimo dijo...

siempre sonó mejor "El obsceno pájaro del deseo";

susurros tendenciosos