sábado, 18 de noviembre de 2006

Los compañeros de trabajo, esa fauna.

Me ponen nerviosa esos compañeros de trabajo que se meten en todas las conversaciones, que se matan a criticar al jefe por detrás y luego no dejan de lamerle el culo, que parecen niños de cinco años correteando detrás de la seño.
Es la típica persona, que cuando entra por la puerta y lo miras para saludarlo, baja mirada...

4 comentarios:

---VORAGINE--- dijo...

no te alteres, que el fin de semana es inminente y no vale la pena empezarlo mal por semejantes sujetos;
si no, altérate, parafrasea a Fernando: a la mierda, en alto, y delante de todo el mundo!

laceci dijo...

Has de reconocer que hasta lo de ser trepa tiene su mérito. A mi por ejemplo se me da fatal...

:-P


Así me va...

Zuviëh dijo...

Yo ponía a parir a mi jefe, no me metía en ninguna conversación ajena y dejaba en ridículo a mi superior cada vez que podía. Lo mejor de todo es que jamás me despidió (era demasiado buena y rápida). :D

AdaGavner dijo...

Eh, eh , respeto a los aprendices de hipócritas! Que yo estoy en ello, cuesta, pero lo conseguiré...