lunes, 20 de noviembre de 2006

Los compañeros de trabajo, esa fauna - 2

Correteando nada más verlo entrar.
- Jefe, jefe...
- ¿Sí.
- Me acaba de pasar una cosa muy muy rara...
-¿El qué?.
- Que L. me acaba de llamar para decirme que había intentando hablar con un departamento de la empresa X y los acabo de llamar y me han dicho que allí no los ha llamado nadie - Cara de "hay que ver..."-.
- ¿Y?.
- Eso, que me ha parecido super raro...

Le faltó agitar las tetas delante del jefe y decir: "¿Por qué seráaaaa?".

Gilipollas...

6 comentarios:

Zuviëh dijo...

Ahora faltaría que le comentaras tú delante de todo el mundo que moviendo así las tetas daba por sentado que tenía una aventura con el jefe. A ver qué cara ponía. :P

Anónimo dijo...

Hacen falta más jefas, para que a estas petardas no se les ocurrieran gilipolleces así; o jefes que murmuren con voz lo suficientemente audible como para que la interfecta se dé por aludida: ¡será petarda! Al fin y al cabo, es lo que todos estamos pensando, ¿no?

AdaGavner dijo...

Me encanta tu siempre sincera simpatía... :****

laceci dijo...

jo tiaaaa... como te passsassss, aí no te veo haciendo amigüitas..
jajjaa

malaputa dijo...

En serio lo digo, sólo le faltó poner morritos, menearse y bajarse los calzoncillos poniendo el culo en ¡pppoooOOOOoooooompa!.
Que es donde debería meterse esa persona todas sus ansias de ser mi amigüíto.
adagavner, a mí mencantas toda tú, susiota :*

tenblog dijo...

lameculos....