sábado, 25 de noviembre de 2006

Conclusión.

Las mujeres somos más machistas de lo que pensamos.
Nos comentamos las unas a las otras cosas del tipo:
- "Yo con mi novio he tenido suerte, me ayuda en casa, a veces hasta me friega los platos" (cágate).
- "Me gusta este tío, pero... ¡ay!, tiene diez años menos que yo..." (pregunta del millón: ¿y si tuviera diez años más que tú él?).
- "Uy, un tío que se echa cremas y se depila no me gusta... me gustan más machos". (¿Qué tiene que ver la masculinidad con la coquetería?. Ah, sí que la coquetería es femenina, ¿no?. Estoy confusa).
- "Pues yo hago lo que me sale del coño, pero a mí mi novio no me dice nada de los pelos, y dios le libre, porque yo voy siempre bien depilada..." (Viva la independencia).
- "Malaputa, Malaputilla, ¿cómo es que te cortas el pelo y te castras como mujer?". (¿EIN?. El pelo largo simplemente es un signo cultural de femeneidad, ES FEMENINO PORQUE NOS DICEN QUE ES FEMENINO, en el antiguo Egipto era femenino tener la cabeza rapada... ¿Qué cojones tiene que ver ser mujer con el pelo largo?).
Las palabras... las palabras... nos llevan por el mal camino, son unas cabronas que nos descubren y nos ponen en evidencia cada dos por tres.
Malas putas...

8 comentarios:

AdaGavner dijo...

Más que malas putas, han pasado a ser zorrones ( y todo tipo de calificativos en FEMENINO)
Tengo que reconocer que me depilo y llevo el pelo largo. Y me gusta que ellos se cuiden. Ya que veo muy lejos librar de la esclavitud a la mujer, que se jodan ellos también (Aunque sea una pena tener una visión cultural así)

Zuviëh dijo...

xDDDDD

Me he sentido identificada con lo de la depilación, pero es que al igual que le exijo que él no me diga qué he de hacer con mi cuerpo yo tampoco le digo qué tiene que hacer él con el suyo. Evidentemente, higiene y respeto por la otra persona, obviamente, pero si él decide afeitarse una vez al mes (que es lo que hace) yo no digo nada, eso es cosa suya.

No sé, digo yo.

O.k.,o.k.! dijo...

¿Y las malas putas que odian al feminismo y a las feministas, creyendo los estereotipos impuestos por esta sociedad patriarcal?

Odio a las niñatas o incluso tías "inteligentes" que se ríen de mí cuando digo que soy feminista, me señalan el pelo largo y los escotes que llevo y dicen que hablo sin gritar y me gustan demasiado los hombres...

Me encanta cierto grupo de sociólogas feministas a cuyas charlas y ciclos de conferencias procuro ir, donde no soy la única "militante" que no finje físicamente ser un hombre ;-)

malaputa dijo...

okok, a mí alguna me ha llegado a decir "¿cómo voy a querer acabar con el machismo con lo bien que nos viene a las mujeres?"... Mi cara debió ser de foto.
Y sí, las feministas tienen que ser tipo leñador, si no, no vale, si disfrutas de las ventajas de ser mujer, no vale.
No lo entiendo.
Por lo menos cuando nos descubren las faltas podemos solucionarlas...

laceci dijo...

Tienes razón, muchas mujeres son las que intentan que heredemos el machismo y las diferencias, de serio implantado en el cerebro, pero chica... a mi es que no me van nada los esterotipos, en mi casa todo lo hacemos al revés del "estandar"...

Anónimo dijo...

Tienes mucha razón, muchas veces nos lo ganamos nosotras a pulso.

Es curioso cuando caes en la cuenta, en casos pequeños y concretos (en este caso, la depilación, por ejemplo), de cómo cambia una situación en cuanto cambias el género del sujeto. De repente, todo cambia, la situación se vuelve diametralmente distinta, y si detectas el error te coge un mareo increíble porque te das cuenta de lo poco sólidas que son las bases de tu mundo. Con dos preguntas, lo has puesto todo patas arriba.

¡Me encanta!

Ireneu dijo...

Bueno... debe ser lo que llaman "síndrome de Estocolmo", yo, como tio, de verdad que muchas veces no os entiendo. Hay algunas que han nacido para "marujas", pero con denominación de origen.

Fendetestas dijo...

Nenaaaaaaaa!!!!!

Pero es que al final, aunque solo sea cultural, sí es un símbolo de femeneidad. Qué en otras sociedades es otro??? También.

Pero se limita a ser un hecho, que es posible que se deba cambiar, o despojar de ese símbolo.

Pero aún así no te equivoques, más peligrosos que las palabras son los hechos, por ahi es por donde tienen que empezar a caer las ostias.

Bicos mil
Fendetestas.