lunes, 5 de junio de 2006

Pienso en ti,

te lo juro, te lo prometo, pero...-pensaba en silencio.
- Hay tanto hombre suelto... - susurró mientras cerraba los ojos y se mordía el labio inferior.

4 comentarios:

txe dijo...

corto y misterioso, deja algo flotando. Un relato microscópico.

Saludos

rau! dijo...

algunas veces no hay que morderse el labio inferior.... hay que lanzarse al "ruedo" pase lo que pase!

mikel dijo...

Peroo.....
Lo de que pienso en ti...., cerrar los ojos.... morderse el labio inferior...., tanto hombre suelto...., a ver si es que funciono a un poco más de velocidad....¿Todo eso era follando no?
;)

O.k.,o.k.! dijo...

Dos desconocidos, frente a frente, en su cama.

Creo que no será la última vez que nos veamos, ¿no?

Riéndome, dije "no"