miércoles, 7 de junio de 2006

El problema

No es tener pareja, es ponerte tú mismo el collar...

3 comentarios:

SantiNoBrain dijo...

No me queda claro si estás enamorada o acojonada...

mikel dijo...

El collar nos lo ponemos nosotros a través de nuestro pensamiento mágico-infantil "Sólo disfrutamos lo que poseemos" (casa, coche, niños, pareja, sexo, afecto....)

Collar 1: Para disfrutar, tengo que poseer aquello que deseo.

Collar 2: Para disfrutar, tengo que mantener aquello que poseo.

El grosor del collar y la fuerza con la que aprieta el cuello es directamente proporcional al valor otorgado a la relación posesión-disfrute.

malaputa dijo...

La cosa es que todos los collares me pesan.
Tan pronto noto algo en el cuello que no sea un pañuelo o una bufanda me hace salir corriendo...