miércoles, 31 de mayo de 2006

El fin de la felicidad.

Suele llegar con una bofetada de realidad.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

y las bofetadas suelen ser muy duras, no por lo físico sino por lo anímico!!

raú

VORAGINE dijo...

SSSSSLAP!

quién te mandaba tomar la pastilla roja?!

mikel dijo...

Besazos canalla...

Besazos y "volveran las oscuras golondrinas..."

panterablanca dijo...

Es cierto, yo todavía tengo marcada la mano de la realidad en la cara.