martes, 28 de diciembre de 2004

Seguimos con los retratos.

Me jode ese tipo de personas que mientras le conviene o mientras le da la venada te adora, te quiere muchísimo, eres la hostia, el mejor amigo que ha tenido nunca, casi parece que le has salvado la vida, y de un día para otro te tuerce la cara vete tú a saber por qué.
A veces me pregunto si es porque no les sigo la corriente ni les lamo el culo, pero vete tú a saber.

3 comentarios:

La-Ruina-de-la-Familia dijo...

De esa hay mucha.Mejor no tomarles muy en serio,por si las decepciones.

Muchos besos.

LLuVia dijo...

Hay mucho h*** p*** suelto ¬¬

Lo que queda de Mel. dijo...

Hmmm, haciendo caso de mi provecta experiencia, casi te diría que va a ser por lo segundo, en sentido amplio.
Pero en fin, alguien tenía que servir de comida para el perro.