viernes, 3 de diciembre de 2004

Ophuls

Lisa Berndle estaría enamoradísima, pero era tonta remada. Eso sí, Stefan Brand era un cabrón con pintas.

No hay comentarios: