sábado, 25 de diciembre de 2004

¿Dulce navidad?

El día 23 fui a cambiar un regalo (en mi casa nos los damos el 24 antes de la cena o reventamos), de paso que estaba en el centro comercial entré en un super a comprar turrón de chocolate con almendras, y de paso pues cogí una caja de galletas surtidas, y de paso pues cogí unas patatas fritas, y de paso pues cogí un paquete de té bastante caro, y de paso un brioche con pepitas de chocolate, y de paso... casi choco con un viejecito que no dejaba de mirar una mesa que habían colocado en medio del pasillo con todos los turrones, no dejaba de dar vueltas a la mesa comparando precios. Tratando de mirar lo menos posible me fijé en sus gafas con montura de pasta y cristales ya amarillentos, su chaqueta de pana raída, su pantalón gris flojo y lleno de brillos. Dio varias vueltas a la mesa meditando, mirando precios, mirando las tabletas de turrón como diciendo "tan cerca...".
Me dieron ganas de meterme todos los caprichos en el culo haciéndome daño.


1 comentario:

diego dijo...

después de ver lo inútiles que son nuestros caprichos frente a las necesidades que tienen otras personas uno se siente vacío.
que bueno tenerte de vuelta mujer!