miércoles, 3 de noviembre de 2004

Ok, cambiaré de horario

No me gustan nada las personas que para hacerse los graciosos en una reunión no dudan en humillar a otros. Me gusta bromear y vacilar con la gente. Pero no aguanto que unos construyan su popularidad sobre la dignidad de otros. Lo más gracioso del tema es que esos individuos generalmente llevan muy mal que les gasten bromas o les vacilen.
Cuando me encontraba con alguna persona de este tipo solía enfadarme, me encabronaba toda, pero últimamente los veo y me resulta curioso... ¿Es impresión mía o sólo buscan desviar la atención de su inseguridad hacia los errores de otros?.


1 comentario:

LLuVia dijo...

Yo creo q representa un problema de autoestima, no vale la pena enfadarse con esa gente....