martes, 21 de septiembre de 2004

Te puedo prestar...

...mi hombro, mi apoyo.
Te puedo prestar mi oído, mi atención.
Te puedo prestar mi corazón en un momento de debilidad.
Te puedo prestar mi cama o mi sofá.
Te puedo prestar este pedazo de pan o un bote de nocilla.
Te puedo prestar mi silencio o mi apremio.
Te puedo prestar una bronca en silencio o a gritos.
Te puedo prestar lo que buenamente me pidas de lo poco que tengo.
Pero no te puedo prestar la dignidad.
Si tú no la tienes, que sepas que yo ya te puedo ayudar.

6 comentarios:

rau! dijo...

la dignidad como tu bien dices, es algo que no se puede prestar, en el momento en que un@ la pierde es imposible volver a recuperarla, esa perdida de dignidad se realiza segun mi opinion con hechos puntuales en la vida, osea que la gente deberia intentar mantenerla, pero a alguna gente le es imposible...

tximeleta dijo...

Coincido con Raul... y sobre todo lo que me puedes prestar, me conformo con que me prestes tu amistad, uapa :)

Muchos besos :**********

malaputa dijo...

Pues yo creo que la dignidad se puede recuperar, si no es muy grave con un poco de amor propio...

rau! dijo...

yo creo que hace falta algo más que amor propio, creo que tambien influye el comportamiento de esa persona y sus valores

malaputa dijo...

Opino que la dignidad personal no está demasiado relacionada con los valores que tengas, con el amor propio sí, pero con valores... No sé, explícamelo, please :)

malaputa dijo...

Sigues sin razonarmelo. ¿Por qué influyen sus valores? ;)