martes, 31 de agosto de 2004

Demasiado tarde...

Acabo de llegar a casa y con un ojo miro el correo y con otro cotilleo un poco y no deja de sorprenderme la cantidad de gente que cuenta sus intimidades en un blog.
Debe ser que nos sentimos tremendamente solos y necesitamos hacer algo con todo lo que tenemos dentro, echarlo dentro en algún sitio, lo más probable es que nadie nos lea, y si alguien nos lee no es algo de lo que seamos conscientes, quiero decir que no es como levantarte en un restaurante y decir a los presentes "hoy, queridos, he tenido un día de mieeerda, créanme, malo de cojones... Ha venido S. y ha intentando joderme delante del jefe, se me ha muerto el coche y creo que mi novio -el muy cabrón- se acuesta con P., tengo ganas de darme a la bebida y hacer que la resaca anule el dolor que siento por ser el más primo del mundo mundial" mientras todos clavan su mirada en ti; aunque también he percibido que hay alguno que tiene cierto afán de exhibicionismo, quiere que lo lean.
Lo que lleva a preguntarme... y, ¿qué es lo que quiero yo?.
Lo que lleva a preguntarme... ¿es realmente importante saber eso?.
Lo que lleva a preguntarme... ¿es realmente importante saber eso ahora?.

No hay comentarios: